Una alternativa interesante para refrigerar una habitación, sin consumir mucha energía, es la colocación de un ventilador de techo. Y, si además está dotado de luz, servirá también como lámpara. Su instalación es muy sencilla.

Paso a paso para su instalación:

1- Nosotros partimos de un punto de luz ya existente, así que lo primero que haremos es cortar la corriente eléctrica y presentar el soporte.

2- Comprobamos que los puntos de fijación coincidan con el forjado del falso techo y los marcamos.

3- A continuación, perforamos los orificios empleando el taladro y una broca para madera del diámetro adecuado.

4- Para este tipo de techo, le recomendamos la utilización de unos tacos de vuelco o paraguas a modo de sujeciones. En el mercado encontraremos tacos de vuelco, en diferentes tamaños. A la hora de elegir el nuestro, debemos tener en cuenta, sobre todo, el peso del elemento que queremos colgar.

5- Una vez que hayamos fijado el soporte en el techo, colocamos las piezas de sujeción en las aspas y las atornillamos.

6- Luego, añadimos tanto la pieza de sujeción como el embellecedor en la parte superior del motor.

7- Hacemos las conexiones y colgamos el motor del techo.

8- Ya podemos instalar todas las aspas en el aparato, en este caso 6, sujetándolas con sus correspondientes tornillos. (El motor tiene una hendidura que nos permite acceder a los puntos de fijación, sin problemas).

9 – Después, enroscamos la bombilla y colocamos la tulipa.

10- Incorporamos las cadenitas y comprobamos que la instalación funciona correctamente.

11- En general la mayoría de ventiladores de techo con luz, cuentan con tres velocidades distintas y sus aspas pueden girar en ambos sentidos. Además, las palas son reversibles; de manera que podremos colocarlas del lado que queramos, adaptándolas a la decoración de la habitación.